jueves, 24 de septiembre de 2015

XVIII Carta al destino. Albacete, 25 Septiembre, 2015.

"Hojas de otoño"

Estimado Señor Eddie,

¡A las buenas noches! ¿Qué tal va?
Esta noche, no se porque motivo, estando ya arropado en la cama y cual ovillo enroscado mirando hacía la ventana, he sentido la necesidad de blincar de un salto de la cama y escribirle. Es una noche rasa y serena de finales de septiembre. Parecen no haber nubes en el cielo, y la luna, crece por momentos camino de su plenitud. De fondo, una de mis predilectas bandas sonoras: La Vida es Bella. "Naaaaaaa, nanananananana..."

Hoy, me siento ligero Sr Eddie, como si de un amanecer se tratara. A ratos tendemos a subirnos moralmente y parece que toquemos el sol con las yemas de nuestros dedos; y a ratos nuestro propio cuerpo nos pide sumergirnos en lúgubres sitios, conversaciones y películas, bañando nuestras mejillas en agua salada. En más de una ocasión he dejado testimonio de ello, la vida solo son momentos, unos buenos y otros malos, pero el tiempo, siempre acaba curando nuestras heridas con las agujas del reloj. Estoy un poco, embobado, lo reconozco, pues a pesar de las pocas lineas que llevo plasmadas, hace rato que comencé a escribir y yo suelo ser muy encadenado para ello.

Vivimos en una sociedad, en la cual se han olvidado los valores de la vida. Duramos más, pero vivimos menos. Tenemos mas especialistas, pero más problemas. Más medicamentos, pero más enfermedades. Mejores casas, pero más familias rotas... Muchos días, tiendo a comprar a las personas con las hojas que el otoño deja posar sobre el agua de un arrollo, pasamos deslizantes por la vida, impermeables a los sentimientos, resbaladizos a la realidad... ¡Caramaba, parecemos máquinas programadas para actuar! Es triste pensar, que ni siquiera la fragancia de un abrazo o un beso, ya significan lo mismo. De nada sirve decir a alguien continuamente "Te Quiero" porque al final es algo tan monótono que pierde su realidad...

¿A dónde vamos a ir a parar? Sabe, en mi vida, al igual que en la de todo el mundo imagino, yo también he cometido muchos errores, aunque siempre con mis mejores intenciones, pues soy el único responsable de cada una de ellas. Yo y mis circunstancias. A pesar de ello, a día 25 de septiembre, considero que tengo lo mejor que nunca he tenido, que mi momento más feliz, esta naciendo y muriendo continuamente, que las personas que de verdad quiero en mi vida ahora mismo, son las que están. Pero bueno, pronto llegará Navidad, y cubriremos las calles de luces y los corazones de colores púrpura, dorado y plata... ¿Para qué? Nada de esas luces y esos colores, podrán tapar lo que sentimos o pensamos el resto del año en sólo unos días.

Es irónico, cada día, actuamos más como máquinas, pero en cambio, ninguno nacemos con un libro de instrucciones. Somos personas que sentimos y sufrimos, pero tanta tecnologia, tantos avances, tanta comodidad, son las que están demacrando a la raza humana. No quiero juzgar a nadie ni tampoco generalizar Señor Eddie, pues ya sabe que tan sólo es el punto de vista de un joven Albaceteño.

Ayúdenos a todos Señor Eddie, ayúdenos a que mañana cuando el sol nazca por Levante y bañe la tierra con sus mas tempranos rayos, todos hayamos sido hechizados. Que sonriamos a la vida antes de que sea demasiado tarde, que amemos pero amemos de verdad, que hagamos locuras y no nos guiemos por la edad ni el tiempo, nunca es tarde para nada. Que el mundo en el que vivimos, sea un lugar mejor, por y para todos los que habitamos en él....

Y con todo esto, Dios mediante, encomiendo estas palabras a los más dichosos árboles, que cada primavera vuelven a nacer con esperanza, para que de una forma u otra, al igual que las hojas en el arrollo, depositen estas palabras allá a la entrada de su morada. ¡Buenas noches Señor Eddie!

Mis mas cordiales saludos,

Manuel Candel

2 comentarios:

  1. ...En efecto ya casi es Navidad!!

    Siempre es muy grato el hecho de estar en este blog y leer tus cartas, nos parecemos mucho.

    Espero leer una mas antes que este año se nos vaya de nuestras manos...

    Saludos.


    Napoleon Rubio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Napoleón.
      Es todo un orgullo saber que al menos alguien lee estas carticas.

      Saludos desde algún lugar del mundo.

      Manuel Candel

      Eliminar